Título del primer artículo

El primer ministro de Irlanda, Brian Cowen, ha declarado su “inmensa decepción” por la victoria del ‘no’ y ha señalado que “no hay un remedio rápido” para el resultado del referéndum, que ha tildado de “serio revés” para la Unión Europea.

Antes de conocer los resultados definitivos, el ministro irlandés de Justicia, Dermot Ahern, había reconocido que el ‘no’ que adelantaban los primeros resultados del recuento era ya una tendencia imparable. “Parece que el voto va a ser ‘no'”, ha dicho en una comparecencia en televisión. El rechazo irlandés al plan B de la Constitución Europea supone un varapalo de gran calibre para Bruselas, que apuesta, no obstante, por continuar el proceso de ratificación, como ha adelantado el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso. Además, ha emplazado a escuchar las explicaciones del Gobierno irlandés en el Consejo Europeo de la semana que viene y ver qué soluciones propone Dublín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *